Crecen las protestas contra la deportación de migrantes africanos

Sobrevivientes del Holocausto y rabinos, médicos y pilotos de aerolíneas, estudiantes e intelectuales se encuentran entre los israelíes que dicen que intentarán frustrar el plan de Israel de deportar a miles de inmigrantes africanos, incluso si eso significa llevarlos a sus hogares.
El último grupo en sumarse son los médicos del hospital y el personal médico, quienes en una carta enviada el domingo al director general de la Autoridad de Población e Inmigración le pidieron al gobierno que detenga las expulsiones planeadas.
Como los que están "encargados de 'salvarlo de todo mal y de toda injusticia', nos horroriza pensar que, en lugar de absorber a las víctimas que vinieron a nosotros huyendo del genocidio, la tortura, la violencia y la violación, estamos discutiendo su condena, para dañarlos aún más", dice la carta.
Aproximadamente 300 de los 400 miembros del personal médico que firmaron la carta son médicos.
A principios de mes, el gabinete de Israel aprobó un plan y presupuesto para expulsar a miles de migrantes de Sudán y Eritrea.
Antes de eso, la Autoridad de Población e Inmigración notificó a los migrantes de Sudán y Eritrea que a partir del 1 de enero debían regresar a sus propios países o a una tercera nación, según se informa, Ruanda o Uganda, o ser enviados a la prisión de Holot hasta que sean deportados.
Activistas contra la deportación han hecho un llamamiento a los pilotos de líneas aéreas que salen de Israel para que se nieguen a transportar a los inmigrantes deportados. En respuesta, el lunes se informó ampliamente que tres pilotos de El Al, la aerolínea nacional de Israel, anunciaron en Facebook que rechazarían una solicitud para sacar a los inmigrantes de Israel. Sin embargo, es pura retórica porque El Al no vuela directamente a Ruanda o Uganda.
La semana pasada, un grupo de rabinos israelíes dirigido en parte por la activista rabino Susan Silverman hizo un llamado a todos los israelíes para que oculten a los solicitantes de asilo africanos en sus hogares para evitar su deportación. Llamando al esfuerzo Miklat Israel - Miklat, el movimiento aludió al caso de Anne Frank. Silverman ha invocado a la adolescente del Holocausto que con su familia y otros estaba escondida de los nazis en un anexo en un edificio de oficinas en Amsterdam. Un poco extremo el ejemplo.
Unos 130 rabinos se reunieron en Jerusalén bajo los auspicios de los Rabinos por los Derechos Humanos para discutir la iniciativa supervisada por la organización.
"Anne Frank es la persona oculta más conocida, y estaba escondida para que no la enviaran a su muerte. Tenemos documentación de que estas personas enfrentan una posible muerte", le dijo a Haaretz Silverman, hermana de Susan Silverman.
A principios de esta semana, varios sobrevivientes del Holocausto le dijeron al diario hebreo israelí Yediot Acharonot que estarían dispuestos a esconder a inmigrantes africanos en sus propios hogares para evitar su deportación. Algunos, sin embargo, rechazaron la comparación de Ana Frank, diciendo que los israelíes que protegen a los inmigrantes no enfrentan la pena de muerte.
De acuerdo con el plan del gobierno, los migrantes que decidan irse antes del 31 de marzo recibirán un pago de $ 3,500, así como pasajes aéreos gratuitos y otros incentivos, según los informes. La seguridad en su país de origen o en un tercer país ya ha sido garantizada a través de canales diplomáticos, dijeron funcionarios israelíes.
El tercer país no ha sido identificado oficialmente, aunque la mayoría de los informes lo han identificado como Ruanda o Uganda.
Los defensores de los inmigrantes africanos han dicho que aquellos que han sido deportados han sufrido robos, secuestros y cosas peores después de su llegada.
La Autoridad de Población e Inmigración informó que ningún infiltrado ingresó a Israel en 2017 y un pequeño número en 2016 luego de la construcción de un muro de protección en la frontera sur de Israel.
Israel ya ha deportado a 20,000 de los aproximadamente 60,000 inmigrantes africanos que ingresaron a Israel antes de la construcción de la barrera.
En un tweet del lunes, el gobierno de Ruanda dijo que "en referencia a los rumores que se han difundido recientemente en los medios, el Gobierno de Ruanda desea informar que nunca ha firmado ningún acuerdo secreto con Israel con respecto a la reubicación de los inmigrantes africanos."
Un segundo tweet agregó que "la política de Ruanda frente a los africanos que necesitan un hogar, temporal o permanente, dentro de los medios de nuestro país, sigue siendo 'puertas abiertas'".
El primer ministro Benjamin Netanyahu había defendido el domingo las expulsiones.
"No estamos actuando contra los refugiados", dijo al comienzo de la reunión semanal del Gabinete. "Actuamos contra los inmigrantes ilegales que vienen aquí no como refugiados, sino por necesidades laborales. Israel continuará ofreciendo asilo a los refugiados genuinos y eliminará a los inmigrantes ilegales de su medio".
Israel ha otorgado asilo a menos del 1% de los migrantes.