La policía recomienda acusar a tres diputados árabes por delitos éticos

La policía presentó el martes su recomendación de procesar a tres miembros del partido árabe Balad, los diputados Hanin Zoabi, Jamal Zahalka y Juma Azbarga, por una serie de delitos éticos.
La policía ha completado su investigación sobre los tres parlamentarios, diciendo que se han recopilado pruebas suficientes para acusar formalmente a Zoabi, Zahalka y Azbarga de obtener fraudulentamente beneficios, falsificación, lavado de dinero, fraude y abuso de confianza, entre otros delitos. Nada que ver con problemas ideológicos.
El caso ahora será llevado a la Oficina del Fiscal del Estado para tomar una decisión sobre si procesar a los tres.
La unidad antifraude Lahav 433 de la Policía de Israel, en conjunto con el Departamento Económico en la Oficina del Fiscal del Estado, investigó los informes de donaciones de campaña de 2013 y 2015 presentados por Balad a la Oficina del Contralor del Estado.
Los tres diputados son sospechosos de falsificar documentos de forma regular para ocultarle al Contralor del Estado el hecho de que estaban recibiendo millones de shekels en donaciones ilegales.
La policía incautó recibos falsificados y documentos que enumeraban gastos exagerados del partido para encubrir las donaciones ilícitas, y se cuestionó a docenas de funcionarios del partido , incluidos activistas políticos y gerentes de oficinas locales del partido de todo el país.
Está la sospecha de que millones de shekels presuntamente donados al Balad por diferentes elementos en Israel y en el extranjero supuestamente fueron reportados fraudulentamente como provenientes de cientos de donantes en Israel.
La policía registró hogares y oficinas de los sospechosos, incluidas las diferentes oficinas pertenecientes al partido, confiscando documentos, activos y cuentas bancarias.
Un mes después de que la investigación se hiciera pública, los manifestantes se manifestaron frente a las oficinas 433 de Lahav, alegando que la investigación equivalía a "persecución política destinada a humillar al partido". Nada más lejos de la realidad.
La combativa diputada Zoabi dijo que "estamos seguros de que esto es una persecución política sin justificación. En lugar de que la policía emplee oficiales para erradicar la violencia y el crimen que ponen en peligro nuestras vidas, nos están enviando 3.000 agentes de policía para persecución política, mientras solo 30 oficiales son enviados a la escena del crimen ".
Ella continuó diciendo que "la policía afirma que estamos subsidiando la actividad nacional, no creo que haya delito en eso, y continuaremos apoyándolo. Si hay alguien que necesite ser investigado, es el primer ministro. Estoy seguro de que si esto hubiera sucedido a los activistas judíos (políticos), no se emitirían órdenes de arresto, pero cuando se trata de Balad, el trato es completamente diferente ".