Los inmigrantes africanos que enfrentan la deportación buscan trabajo, no refugio, dice Netanyahu

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que planea seguir adelante con los planes de deportar a decenas de miles de migrantes africanos a Israel a pesar de las protestas, incluso de una serie de grupos judíos estadounidenses.
"No estamos actuando contra los refugiados. Actuamos contra los inmigrantes ilegales que vienen aquí no como refugiados, sino por necesidades laborales. Israel continuará ofreciendo asilo para auténticos refugiados y eliminará a los inmigrantes ilegales de su medio ", dijo Netanyahu el domingo al comienzo de la reunión semanal del Gabinete.
En las últimas semanas, los principales grupos judíos estadounidenses han pedido a Netanyahu que no lleve a cabo su plan de deportar o encarcelar a las decenas de miles de inmigrantes. Los grupos de derechos humanos y las ONG israelíes también se han pronunciado en contra del plan.
Netanyahu enfatizó que Israel ha hecho arreglos con un tercer país que "asegura la seguridad personal de quienes se van de aquí".
"Reciben permisos de vivienda, trabajo y la posibilidad de integrarse en el país", dijo también. Si bien se informa que tanto Uganda como Ruanda son los terceros países, han negado tal acuerdo.
Los defensores de los inmigrantes africanos han dicho que aquellos que han sido deportados han sufrido robos, secuestros y cosas peores después de su llegada.
Netanyahu hizo hincapié en que los inmigrantes "reciben una asistencia financiera significativa de nosotros. No olviden que Israel invierte un capital considerable mientras están aquí y para su paso al tercer país".
Concluyó: "Los procesos que estoy describiendo han sido aprobados por el establecimiento legal y están bajo la supervisión constante de los representantes oficiales de Israel y el tercer país. Al mismo tiempo, tengo la asignación al Ministerio del Interior, que el gobierno ha aprobado, de un suplemento presupuestario especial para agilizar el examen de las solicitudes de asilo en Israel. Esta política está en completo cumplimiento con las directivas de la Corte Suprema y el derecho internacional; por lo tanto, no hay fundamento para los reclamos que se hacen contra nosotros".
La mayoría de los migrantes africanos provienen de países en crisis o con gobiernos represivos. Israel ha otorgado asilo a menos del 1% de los migrantes. Los defensores israelíes y estadounidenses de los migrantes señalan que otros países occidentales que reciben poblaciones similares tienen una tasa mucho más alta de otorgar el estatuto de refugiado.

La Autoridad de Población e Inmigración de Israel notificó a los migrantes de Sudán y Eritrea que a partir del 1 de enero deben regresar a sus propios países o a la tercera nación no identificada o ser encarcelados hasta que sean deportados. Los migrantes que decidan irse antes del 31 de marzo recibirán un pago de $ 3,500, así como pasajes aéreos gratuitos y otros incentivos.
A principios de este mes, AFP citó al grupo israelí ASSAF, u Organización de Ayuda para Refugiados y Solicitantes de Asilo, que dijo que miles de inmigrantes africanos deportados de Israel habían llegado previamente a Uganda, convirtiendo al país en sospechoso de negación.
Israel ya ha deportado a 20,000 de los aproximadamente 60,000 inmigrantes africanos que ingresaron a Israel antes de la construcción de una barrera en su frontera sur con el Sinaí.